Oportunidad perdida

En esta liga rara en la que Madrid, Barcelona y Atlético ya se han dejado 14, 9 y 11 puntos, donde el Espanyol es segundo, el Alavés tercero y el Valladolid sexto, cualquier oportunidad perdida es mucho más dolorosa que una pérdida en ligas pasadas en las que tres conjuntos dominabas y, como mucho, podías aspirar a ser cuarto desde la jornada 1. 

Por eso, hoy el equipo tenía la oportunidad de ganar en casa por primera vez esta temporada y engancharse al grupo de delante, lo que hubiese sido muy positivo teniendo en cuenta la cantidad de bajas que hemos tenido en este inicio de temporada. 

En frente, el equipo de un Eusebio Sacristán que, ahora sí, ha querido adaptarse a sus jugadores para potenciarlos, o eso parece. Asier Garitano sacaba un once sorprendente, dejando a Juanmi, Héctor Moreno y Willian José en el banquillo.

El partido comenzaba con un ritmo bastante bajo. El Girona tenía la posesión, pero a penas llegaba a la portería de Moyá, y la Real iba, poco a poco, metiéndose en el partido. Un Sandro eléctrico, un Navas imperial y un buen Rubén Pardo, otra vez, y esta vez ante Eusebio, mantenían viva a la Real Sociedad. Así llegaba la primera gran ocasión de un Bautista que no dudaba en mirar a portería pero que se topaba con Bono, protagonista del encuentro. 

La Real seguía granito a granito, y así estuvo a punto Sandro de hacer de una jugada aislada un golazo, pero se volvió a topar con Bono, y con la madera. Y no sería la última vez que esto sucedería. Poco más dejó una primera parte que murió en empate y con la sensación de que con poco habíamos creado bastante y que podíamos ir por delante de no ser por Bono.

Mucho mejor el equipo en la segunda parte, sobre todo después de la entrada de Willian José y Luca Sangalli, y a pesar de la salida de Sandro, que Garitano entenderá supongo. El empuje del canterano y la calidad para jugar y hacer jugar del brasileño dieron al equipo sus mejores minutos, que no llegaron a convertirse en gol gracias a un inspiradísimo Bono que dejó a la Real Sociedad con la miel en los labios deteniendo una doble ocasión de Sandro y un desaparecido Oyarzabal. 

Más puntos que se escapan al equipo, otra victoria que no llega en casa y la sensación de que, aunque no estamos tan mal, podríamos estar mucho mejor. Novenos con 12 puntos en 9 jornadas, a 6 puntos del líder y cerca de Europa, pero con una imagen pobre del equipo y con la sensación de que ya no quedan tantos jugadores por recuperarse, consuelo que teníamos hace unas semanas. 

La próxima parada será el Wanda, partido duro para que el equipo siga siendo el mejor visitante de La Liga, reto enorme para un Garitano que debió empezar a mejorar la cara del equipo hace tiempo. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: