Maquillando la temporada de rebote

El último derbi vasco de la temporada se jugaba en Mendizorroza entre Deportivo Alavés y Real Sociedad. Dos equipos que ya tenían su permanencia en primera división asegurada para la próxima temporada y que tenían pocas esperanzas de llegar a Europa, esperanzas que para ambos equipos pasaban por ganar hoy, pero la dinámica de los dos conjuntos era muy mala. Pese a la victoria frente al Getafe, los de Imanol Alguacil venían de ganar tan solo 2 partidos en los últimos 11 partidos, mientras que los de Abelardo llegaban tras no conseguir ni una victoria en sus últimos 7 partidos.

Sin embargo, ambos equipos ya no sentían la presión de los objetivos y, desde el inicio el partido comenzó agitado, en tan solo 10 minutos habíamos disfrutado de córners en ambas áreas y de dos equipos pisando con ganas el campo rival, pero las ocasiones de peligro no terminaban de llegar. Sólo una ocasión de Luca Sangalli tras encontrarse con un balón dentro del área iba a poner en peligro la portería de Pacheco hasta el minuto 24 cuando, en una jugada sin peligro aparente, la defensa del Alavés iba a dejar espacio a Willian José para disparar y, tras un rechace en Manu García, el gol subía al marcador del conjunto txuriurdin.

A partir de ahí los de Alguacil empezaron a diluirse, mientras que los de Abelardo no parecían tener muchas ideas para entrar en el partido. El control de la posesión era de los visitantes, que fueron dejando pasar los minutos hasta que acabó una primera parte que fue claramente de más a menos, sin dominio claro de ningún equipo.

El segundo tiempo empezaba con dos cambios, Igor Zubeldia entraba por Luca Sangalli, mientras que en el Alavés Vigaray saldría por un acelerado Mubarak Wakaso que tan solo 2 minutos después de entrar vería la amarilla.

Pero la segunda parte sí empezaba con un Alavés con las intenciones claras y un Jony que canalizaba casi todos los ataques de su equipo. Cada vez los vitorianos se acercaban con más peligro a la portería de un Gerónimo Rulli que terminaría siendo protagonista. Y es que a partir del minuto 60 el asedio comenzaría a ser total y el partido empezaría a volverse en contra de la Real Sociedad, sobre todo tras las lesiones de Ander Barrenetxea y Aritz Elustondo, esta última parecía de bastante gravedad.

Pero conforme más se acercaba el Alavés más grande se iba haciendo la figura de un Gerónimo Rulli que estuvo inmenso en todas las ocasiones que le generaron. Una segunda parte muy segura y firme del arquero argentino que bien vale tres puntos, pues gracias al cerrojo que puso el sudamericano el partido terminaría muriendo con una Real volcada en algunas contras y un Alavés dominando el partido, pero no culminando la faena. 

Así terminaba un partido que, quizá con menos brillantez que nunca, dejaba tres puntos para la Real Sociedad, tres puntos que permiten a algunos seguir soñando con una casi imposible séptima plaza, pero que mantienen la esperanza matemática viva. Real Madrid y Espanyol son los dos enfrentamientos que le quedan al equipo para conseguir una machada que de no ser por el pésimo nivel de muchos partidos, este año se podría haber conseguido con facilidad. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: