Las Palmas 0-1 Real Sociedad: Partido digno de entrenamiento en Gran Canaria

Una UD Las Palmas totalmente defenestrada recibía a una Real Sociedad renovada desde la llegada de Imanol Alguacil y que no ha encajado ningún gol desde que se hiciese el cambio de entrenador. Con este son 3 partidos en los que la Real no encaja y arriba ha tenido ocasiones para dar y regalar.

Se veía que hoy era día propicio para una goleada sin precedentes para la Real y es que se sucedía ocasión tras ocasión pero ningún gol más allá del 0-1 subió al marcador.

Empecemos por ahí, por el gol. No era la primera jugada de peligro de la Real pero sí la única de la quincena de ocasiones que fue gol. Illarra se inventaba un pase dibujado a la espalda de una defensa malísima y Oyarzabal metía a placer en el uno contra uno.

El 0-1 sería definitivo pero, sin exageraciones, pudieron haber sido de cinco para arriba. Januzaj pudo hacer un póker, pero Chichizola en dos ocasiones, la defensa y un disparo que lamió el poste le privaron de anotar. Illarramendi también tuvo una ocasión clarísima. Oyarzabal aparte del gol dispuso de varias jugadas para aumentar la ventaja. Ninguna más entró.

Al descanso me preguntaba como podía ser posible que la Real no hubiera anotado más de un gol ante la, posiblemente, peor equipo (que no defensa) defensivamente hablando de toda la Liga Santander. Quizás tenga algo que ver Jémez en este dato, no le avala para nada ni sus números ni sus maniobras dignas de un entrenador con déficit de atención. Sacar a un defensa para meter un delantero cuando eres un coladero. Un coladero roto con agujeros de más. 

La Real ya en la segunda mitad ni siquiera parecía dispuesta a meter más goles, llegaba como quería a las inmediaciones del área mientras la UD tenía 7 jugadores en área contraria esperando una contra que nunca llegaría. Pero al llegar al área la Real simplemente fallaba una y otra vez, como si hubiesen apostado 1000 euros a la victoria al 0-1.

Alguna jugada fue tan incomprensible que producía incluso sospechas, Agirretxe fallaba el gol más fácil de su carrera o jugadas con tres atacantes y un defensa acababan en un mal último pase. Como si la Real se apiadase de una UD que llegaba el minuto 80 y no había tirado ni un tiro a puerta.

Me atrevería a decir que ninguna parada tuvo que hacer Toño. Y eso que se supone que Las Palmas iba a salir enchufado debido a las pocas oportunidades que tiene para reducir la ventaja con los puestos de salvación.

Con el pitido final se acababa uno de los partidos más raros que nunca he visto. Un equipo negado tanto arriba como abajo sin intensidad ninguna como es el conjunto canario, a pesar de no estar matemáticamente en segunda, y una Real que parecía encontrarse en un entrenamiento contra el filial. Dominio absoluto pero nada eficaces arriba, demasiado blandos.

Pero aun así tres puntos más para esta Real de Alguacil que sigue vagando por los puestos intermedios de la clasificación pero al menos suma de tres en tres. El Las Palmas, por su parte, cava su propia tumba.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: