Espanyol 2-1 Real Sociedad: La Real se hunde lejos de Anoeta

Espanyol y Real Sociedad se veían las caras en un partido que bien podría marcar el camino para ambos equipos. El de escoger el último tren con dirección a Europa o el de subirse al de zona baja de tabla (aunque sin sufrir) para empezar a jugar partidos intrascendentes de aquí a final de temporada. Al final fue el Espanyol el vencedor y que deja tocada a una Real que fuera de casa es un pelele. Una sombra de sí misma.

Lejos de Anoeta esta Real Sociedad no es nada. No crea juego, no tiene seguridad defensiva y lo peor de todo. No gana partidos ni aunque el rival le regale un tanto, como en el día de hoy.

Duarte se trastabillaba a cinco minutos del final de la primera mitad y Willian José aprovechaba para anotar el primer gol tras una carrera en solitario. El brasileño definía bien contra Pau López y a pesar de la mala primera parte de su equipo, la Real se ponía 0-1.

Habían pasado 40 minutos eléctricos. Muchos errores atrás que los atacantes transformaban en remates, uno tras otro. Primero la Real, después el Espanyol. Pero los goles se los guardaron hasta que Duarte le dio vida a una Real que pedía el final de la primera mitad tras el continuo dominio perico.

Lo que no se esperaba esta Real es que el Espanyol saldría a morder como pocos en la segunda mitad. Quizás todos lo esperábamos. Pero las órdenes en el vestuario debieron ser algo así como “seguid como estáis que vamos ganando”. Típico de equipos con 0 de ambición. Pecado capital de la Real Sociedad de Eusebio.

Así fue como la Real acabó tirando un partido que tenía en la palma de la mano después de 9 partidos lejos de Anoeta en los que la Real no consigue los tres puntos. A los cinco minutos tras la reanudación una doble ocasión sacada bajo palos era la antesala del gol de Baptistao. Granero, ex de la Real, ponía un pase que ningún defensa txuriurdin supo interpretar o interceptar y Baptistao ponía de volea el empate. La defensa pidió fuera de juego inexistente. Primero fallan y después intentan excusarse demasiado tarde.

Con el empate la Real sacó su versión de pelele y empezó a ocultarse. El Espanyol olió a sangre y De la Bella cerró su horrendo partido devolviendo el favor que Duarte le hizo a Willian José en la primera mitad, regalando el balón a Leo Baptistao que tras un pase fácil, con una defensa demasiado poco intensa, dejaba solo a Moreno. El atacante era derribado por Moyá y no transformaría la pena máxima pero sí el rebote.

Con 2-1 la Real Sociedad quiso reaccionar a pesar del poco tiempo de maniobra. Correr lo que no has corrido en 80 minutos. Y el genio de la Seca había quitado a los dos delanteros en un claro ejemplo de su sabiduría para dar entrada a un mediocentro y un extremo de centrar balones. ¿Quién los iba a rematar?

El partido llegó a su fin dejando de nuevo a la Real en una situación de intrascendencia total en la tabla. Demasiado lejos del descenso como para asustarse y demasiado lejos de Europa como para ilusionarse. El Espanyol vive la misma situación pero con dos puntos más y una dinámica positiva. Cosa que no se ve en la Real en este año.

Quizás el día que la Real no juegue con los mismos 13/14 jugadores se notará algo. De momento solo se ve un equipo cansado y con poca intensidad. Así como jugadores que juegan por decreto y ni aportan nada ni son sustituidos. Preocupante.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: