Oyarzábal nos abre las puertas de los dieciseisavos

!!! Objetivo cumplido !!! Nuestra Real Sociedad se ha clasificado esta tarde con justicia para los 16º de Final de la UEFA Europa League 2017-2018, tras derrotar por 0-1 al Rosenborg en el estadio de Lerkendal, gracias a un gol de Mikel Oyarzábal en el minuto 89.
Una victoria tan ajustada como merecida, que premia a una Real que sin brillo, pero con paciencia y esmero, logró finalmente derribar el muro vikingo.

Es irrelevante que juguemos en San Sebastián, en Macedonia, en Rusia, en Noruega, o en cualquiera de las ciudades de nuestros rivales de la liga española. La historia se repite una y otra vez. Todos nuestros adversarios se atrincheran como gato panza arriba en su área,dejando completamente la iniciativa a la Real.
Aunque este hecho constata nuestra condición de “grandes”, supone a su vez la ardua tarea, de tener que encontrar algún espacio libre entre la poblada defensa enemiga, con una concatenación de pases que pueden desesperar a los espectadores más exigentes.

Hoy, el orden del Rosenborg ha dificultado nuestra labor, y también debo reconocer que en algunas fases del partido he temido que los noruegos se adelantasen en el marcador, pero al final, haciendo un balance de lo visto en el césped, nadie puede negar que el postrero gol de Oyarzábal ha hecho justicia.
En una tarde menos gélida de lo temido en Trondheim, el estadio de Lerkendal nos ha recibido con una buena entrada y una significativa y valiente presencia de seguidores realistas junto a uno de los cuatro banderines del córner, que no ha dejado de animar infatigablemente al equipo txuri urdin.

Pocas sorpresas en la alineación de Eusebio con las contadas y habituales rotaciones de nuestros partidos en la UEFA. Rulli en la portería, en nuestra línea de cuatro, Raúl Navas entraba en lugar de Diego Llorente, mientras que De la Bella sustituía a Kevin. En el centro del campo, Canales acompañaba a Illarramendi en el doble pivote, con Xabi Prieto y Oyarzábal por las bandas, Juanmi de mediapunta, y Willian José como jugador más adelantado.
El inicio del partido de la Real fue toda una declaración de intenciones. Sólo se habían disputado 60 segundos, y Willian José tuvo dos ocasiones inmejorables para adelantar a la Real. Un remate cruzado que desvió con acierto el guardameta Hansen (buen partido del meta noruego), y un disparo desde la frontal del área que se marchó ligeramente desviado.

Parecía que podíamos vivir un “Vardar II”, pero en muy poco tiempo pasamos de la esperanza de una goleada de escándalo, al trailer de “Pesadilla en San Petersburgo II”. Corría el minuto 9, cuando una inexplicable salida en falso de Rulli tras un pase en largo, permitió a Adegbengro rematar en inmejorable posición. El arquero argentino decide hacer un salto indefinible, dejando pasar el esférico que afortunadamente no iba con LA suficiente potencia, lo que permitió a Raúl Navas evitar que llegase el 1-0. Una jugada muy similar a la que sufrimos ante el Zenit, pero gracias a Dios, Adegbenro no es Kokorin, y todo quedó en un susto.
Esta jugada creo que supuso un punto de inflexión. Durante varios minutos, la inseguridad se apoderó del juego de la Real. Rulli seguía siendo un manojo de nervios, contagiando también a nuestra zaga, ya que un despiste de Íñigo Martínez permitió una internada muy peligrosa de un Rosenborg que empezaba a creer en sus posibilidades.

Tras esta fase de zozobra, la Real recuperó la cordura, y antes del descanso, tuvo alguna oportunidad clara, como un golpe franco de Canales, un chut desviado de Oyarzábal, o un tiro lejano de Illarramendi que salió fuera por centímetros. Cierto es también reconocer que el Rosenborg al contragolpe también contó con sus chances, como un potente disparo de Levi.
Al descanso, 0-0, y la sensación de que aunque la Real era superior, no teníamos controlado el destino del encuentro.

En la segunda parte, la tónica del partido fue por los mismos derroteros. Posesión realista que superaba claramente el 65%, pero dificultad a la hora de penetrar en la nutrida defensa noruega, con remates lejanos que se iban al limbo, y con errores a la hora de dar el último pase.
Hasta las tres cuartas partes del campo rival, la Real llegaba con facilidad, pero a partir de ahí, la tarde se transformaba en noche.

Del minuto 46 al 65, lo más reseñable fue un disparo de Canales, mientras que el Rosenborg llegó a perforar la portería de Rulli, tras un falta lateral, en la que una vez más nuestro portero erró saliendo al bulto, y tras el rechace, Bendtner remachó a la red. El colegiado polaco Daniel Stefanski anularía el gol por una presunta falta cometida sobre nuestro arquero (sinceramente tengo mis dudas de que esa falta se produjera).
Mediada la segunda parte, Eusebio decidió cambiar de piezas. La entrada de Vela y de Bautista nos dio más profundidad en nuestro juego. Mientras la Real buscaba el 0-1, el Rosenborg extrañamente se lo tomaba con calma, hasta el punto de que sus futbolistas sustituidos abandonaban el césped con una exasperante lentitud. Parecía que el Rosenborg daba por bueno el empate, aunque supusiera su eliminación. Ver para creer.

En el minuto 89, la monotonía se transformó en éxtasis. Bautista recibe con aplomo un balón dentro del área, dispara de forma rasa y seca, Hansen despeja con el pie, y Oyarzábal con suspense consigue el ansiado 0-1, que provocó el júbilo de los seguidores realistas.
De todos modos, un incomprensiblemente largo descuento de 5 minutos, dio algo de vida a un Rosenborg que en un centro envenenado, mostró su último hálito de vida.

La victoria realista se consumaba. No niego que hemos vivido un encuentro plomizo, motivado por las características ultradefensivas del Rosenborg, pero la felicidad que sentimos en este momento es inmensa.
La Real ha endosado un 14-0 al Rosenborg y al Vardar en cómputos globales. Cuatro victorias inapelables que nos abren ya las puertas de los 16º de Final de la UEFA Europa League.

El pasado mes de agosto iniciamos esta aventura europea, presenciando con ilusión y nervios el sorteo de la fase de grupos y analizando con cariño y emoción a nuestros tres rivales. Menos de tres meses después, podemos decir que esta primera etapa por Europa, ha sido tan placentera como deseábamos, y mucho más sencilla de lo preveíamos.
La Real ha demostrado ser infinitamente superior al Rosenborg y al Vardar, y se ha clasificado con autoridad a la fase de eliminatorias. A partir de ahora, comienza la auténtica batalla. 32 equipos luchando por un sueño. 4 eliminatorias que superar para llegar a la anhelada final.

Antes, el jueves 7 de diciembre de 2017 nos jugaremos con el Zenit de San Petersburgo el liderato de grupo en Anoeta (una victoria de la Real por cualquier resultado, nos es suficiente), y el lunes 11 de diciembre, la diosa fortuna dictará Sentencia emparejándonos con un nuevo adversario.
Ciertamente ojeando lo que se cuece en otros lares, nos conviente ser líderes de nuestro grupo L, para evitar el riesgo de poder cruzarnos con equipos de la talla de Nápoles, Arsenal, Milán, Lazio, Lyon, y Dinamo de Kiev, que seguramente estarán el Bombo 1, mientras que en el Bombo 2 de los”no” cabezas de serie, parece que el único equipo de pedigrí será el Borussia de Dortmund.

Pero lo más importante de esta noche es que disfrutemos de la clasificación por la puerta grande para los 16º de Final de la UEFA Europa League de una Real Sociedad que a diferencia de la mayoría, no quiere dejar los deberes para el final, y sigue empecinada en hacernos gozar del mágico sueño europeo.
Mikel Oyarzábal, la perla de Zubieta, ha sido el encargado de abrirnos esta primera puerta. Solo faltan abrir cuatro puertas más, y la final deseada llegará.
Zorionak Real, mila esker, ta segi aurrera !!!

PD: Mientras escribo esta crónica, en “Estudio Estadio” todos sus contertulios divagan, ¿la Real tiene 12 puntos? No, no puede ser. Perdió en San Petersburgo. Tiene que tener 10 puntos. y superar el 3-1 de San Petersburgo para ser líder. ¿Seguro? Sí, seguro.
Varios minutos después, por vergüenza torera, rectifican. Tanto empacho de “Ronaldonitis”, y “Messinitis”, hacen que vivan en otra dimensión.
Perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen.

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Rulli 2
De la Bella 6
Íñigo Martínez 4
Raúl Navas 5
Odriozola 4
Illarramendi 6
Canales 5
Oyarzábal 7
Willian José 5
Xabi Prieto 5
Juanmi 4
Vela 5
Bautista 7
Zubeldia 6

Clasificación general tras 18 partidos (12 en liga + 5 en UEFA + 1 de Copa del Rey)
Xabi Prieto 111
Willian José 108
Illarramendi 106
Oyarzábal 103
Odriozola 92
Canales 92
Rulli 88
Diego Llorente 84
Juanmi 83

Januzaj 74
Zurutuza 67
Vela 64
Aritz Elustondo 61
Kevin 56
De la Bella 54
Zubeldia 53
ÍñigoMartínez 48
Bautista 44
Raúl Navas 32
Gorosabel 29
Ruben Pardo 19
Agirretxe 13
Toño Ramírez 9
Guevara 6

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: