Colorín colorado, este cuento se ha acabado

 

Ya no hay vuelta atrás. Esta noche nuestra Real Sociedad ha dicho definitivamente adiós a sus utópicas aspiraciones europeas, tras caer derrotada por 1-0 ante el Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán, quedando fuera de la lucha por el 7º puesto.

Además del final de un sueño que sosteníamos con más corazón que cabeza, se pueden extraer tres conclusiones claras de este partido.

 

  • El mal endémico de la Real Sociedad 2017-2018 no ha encontrado cura tras la salida de Eusebio.

 

Sin dejar de valorar el excelente trabajo de Imanol Alguacil que ha sabido inyectar confianza, valor defensivo y acertadas variaciones tácticas, la Real durante toda la temporada se ha mostrado y a día de hoy, se sigue mostrando como un equipo sin apenas recursos fuera de San Sebastián.

Sin el “odiado” Eusebio, la Real ha jugado 4 partidos fuera de casa, y sólo ha marcado 1 gol en 360 minutos de juego y ante el descendido Las Palmas. Y todo ello sin olvidar que la Real remató una sola vez entre palos en Málaga, y hoy su único disparo a puerta se ha traducido en un inocente remate de Mikel Oyarzábal en la primera parte.

 

  • Contar con Miguel Ángel Moyá en la portería de la Real es todo un lujo para nosotros.

 

Moyá ha encajado sólo 7 goles en sus 8 partidos como guardameta txuri urdin (0,88 goles por partido). En los otros 28 partidos que ha jugado la Real sin Moyá ha encajado 48 goles (1,71 goles por partido).

Más allá de números, exhibiciones como las de esta noche, acreditan la amplia gama de virtudes que atesora Miguel Ángel: reflejos, planta, carácter, seguridad, salidas al borde de su área para evitar goles cantados ejerciendo no sólo de portero sino de quinto defensa………

Mientras Rulli suspira sin rubor por jugar en el Boca Juniors (ojalá su deseo se haga realidad), afortunadamente tenemos una garantía de futuro en nuestra portería. Le quedarán 2 años o alguno más de profesional, pero mientras podamos contar con Moyá, la Real tendrá un seguro de vida.

 

  • El pésimo nivel de los árbitros.

 

¿Qué está pasando con el estamento arbitral? En una semana en la que en competiciones europeas se han sucedido uno tras otro, errores de bulto en interpretación de las jugadas por parte de los intocables trencillas, hoy la Real también ha sido víctima de un infame arbitraje perpetrado por Jaime Latre que se ha inventado un penalti a favor del Sevilla, y no queriendo señalar otro cometido sobre Juanmi que ha sido objeto de una carga más clara que la supuestamente cometida por Diego Llorente en la jugada del 1-0.

No sé si el VAR que se implantará en la liga 2018-2019, supondrá la solución a tanto sinsentido, pero más allá de aplicar las nuevas tecnologías, convendría adentrarse en el alma de unos árbitros que se siguen guiando por favoritismos personales para dictar su particular justicia.

 

Centrándome en el desarrollo del partido, el Sánchez Pizjuán ha recibido a la Real vestido con sus mejores galas, rozando el lleno. Una grada cantando “a capella” el bello himno de “El Arrebato” ha recibido a los jugadores de los dos equipos.

Imanol Alguacil ha apostado por un once de máximas garantías, repitiendo la alineación que arrasó al Athletic, con una única variación obligada: Álvaro Odriozola recuperaba la titularidad en detrimento del lesionado Aritz Elustondo.

 

El Sevilla comenzó la contienda apretando y llegando con frecuencia a nuestra área. Su dominio se tradujo en un remate fuera de Sarabia, aunque la mejor ocasión hispalense se produjo en el minuto 13, cuando un pase en largo de Sandro permitió a Sarabia quedarse solo ante nuestro portero. Moyá perfectamente situado no dio margen de maniobra a Sarabia y atajó la vaselina del atacante sevillista. Primera exhibición del gran Miguel Ángel, que también nos salvaría de un gol en un remate a bocajarro de Sandro desde el área pequeña.

Tras este arrebato de furia inicial por el Sevilla, la Real poco a poco empezó a hacerse dueña del balón, mantuvo una intensidad correcta, pero adoleció de pegada en el área sevillista. Muy bien en la elaboración hasta tres cuartas partes del campo rival, pero espesura en la definición.

 

Un cabezazo desviado de un gris Januzaj en el minuto 19, y una buena jugada que no supo definir correctamente Mikel Oyarzábal en el minuto 36, fueron nuestras mejores oportunidades. Canales muy activo, buscó también fortuna aunque creo sinceramente que pecó de individualista más de una vez.

Las sensaciones en la primera parte fueron reconfortantes, en el sentido de que la Real estaba compitiendo con el Sevilla en un partido marcado más por la táctica que por la calidad, aunque el 0-0 no era suficiente para nuestros propósitos.

 

Sin embargo, en los segundos cuarenta cinco minutos, veríamos a una Real más débil.

A pesar de que en la jugada inicial del segundo acto, el Sevilla regaló un saque de banda a la Real, segundos después, el balón acabaría en nuestra área. Sandro le gana la espalda a Llorente, entra en el área, y cae tras un ligero contacto del central madrileño. Jaime Latre señala el punto de penalti, y Banega no erraría a pesar de la buena estirada de Moyá.

 

Era el 1-0 que obligaba a la Real a remar a contracorriente. Segunda vez en esta nueva etapa post-eusebiana que la Real se pone con el marcador en contra, y segunda vez que acaba perdiendo.

Con el marcador en contra, daba la impresión de que a nuestros jugadores le pesaban las piernas. Sus esporádicas llegadas no se cristalizaban en ocasiones claras, mientras que el Sevilla sin hacer nada del otro mundo, pudo lograr el 2-0 en varios remates que obligaron a lucirse a Moyá destacando sobremanera la palomita que hizo en el minuto 53 a disparo del hiperactivo Sandro.

 

Con la entrada en el campo de Juanmi y Bautista, la Real encontró algo de aire fresco, y ambos fueron precisamente los protagonistas de las dos postreras jugadas en las que rozamos el empate. En el minuto 85, el delantero malagueño fue derribado dentro del área cuando se disponía a marcar (Jaime Latre no quiso ver nada), y en el minuto 87, el ariete errenteriarra con un meritorio cabezazo tuvo cerca el 1-1 pero el balón se fue por encima de la portería.

En los últimos minutos, hubo una tangana en la que los jugadores del Sevilla demostraron sus malos modos, y con la que concluiría el partido y la historia de un sueño que hace tiempo que tenía más visos de imposible que de real.

 

La Real había hecho un partido digno pero carente de la brillantez necesaria para ganar. Podrá alegarse que se ha competido, pero cuando en la primera vuelta, la Real perdió 2-1 en el Wanda Metropolitano ante el At. Madrid, teniendo más ocasiones que esta noche, y alguno nos atrevíamos a defenderla, salíamos escaldados, porque por entonces, toda derrota equivalía a caos.

La realidad es que esta temporada ya no tiene más historia deportiva para la Real. El fracaso colectivo de la plantilla y de las altas esferas, ya no tiene propósito de enmienda.

 

No se puede pretender clasificarse para Europa, si en toda la liga, sumas 16 puntos sobre 54 posibles a domicilio, y en un intervalo de seis meses, sólo ganas una vez fuera de tu hogar.

La liga premia la “regularidad”, y aunque me duela decirlo, debo reconocer que la Real no ha hecho méritos suficientes para lograr el pasaporte europeo, por esa ambivalencia que nos ha condenado, y que en mi humilde opinión, se debe más a una cuestión de actitud que de aptitud.

 

Aún nos resta por vivir una emotiva despedida a Xabi Prieto en Anoeta, y el reto de profanar de una vez por todas la causa blaugrana, pero nada de lo que ocurra podrá ya ocultar la decepción de una temporada que comenzamos a vivir con máxima ilusión, pero que no ha tenido el resultado esperado en ninguna de las tres competiciones.

Tiempo habrá para hacer balance y para empezar a construir un nuevo camino, en el que buscaremos savia nueva, sin desdeñar piezas ensambladas en la actual Real, como Miguel Ángel Moyá que nos permiten vislumbrar un futuro esperanzador.

Juntos y unidos, recuperaremos la ilusión.

Ánimo Real.

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Moyá 10

Odriozola 4
Diego Llorente 4
Raúl Navas 5
De la Bella 4
Illarramendi 5
Zurutuza 6
Canales 5
Januzaj 4
Oyarzábal 4
Willian José 6

Juanmi 5

Bautista 6

Kevin (sólo jugó los minutos de descuento)

 

Clasificación general tras 46 partidos (36 en liga + 8 en UEFA + 2 de Copa del Rey)
Illarramendi 258
Oyarzábal 248
Canales 239
Willian José 225
Odriozola 219

Januzaj 197
Xabi Prieto 195

Zurutuza 193
Diego Llorente 181

Juanmi 170
Rulli 168

Zubeldia 159
Aritz Elustondo 134
De la Bella 124
Raúl Navas 118
Kevin 90
Íñigo Martínez 89

Bautista 84
Vela 80

Moyá 56

Agirretxe 54

Héctor Moreno 42
Ruben Pardo 37
Gorosabel 34
Toño Ramírez 24
Guridi 17
Guevara 6
Carlos Martínez 1

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: