Anoeta apunta a Loren

La paciencia tiene un límite. Anoeta ha estallado de indignación esta tarde tras la nueva derrota de nuestra Real Sociedad, en esta ocasión por 1-2 ante el Getafe, señalando expresamente a nuestro director deportivo Lorenzo Juarros, con gritos pidiendo su salida de nuestro equipo.
Aunque los cánticos se hayan ceñido a dos momentos de arrebato pasional (uno nada más marcar el 1-2 al Getafe, y el otro en las postrimerías del partido), no dejan de ser significativos, lo que unido a la sonora pitada al final de la contienda con gritos de “fuera”, reflejan el hartazgo de esta bondadosa, sabia, comprensiva, pero no tonta afición txuri urdin.

Cuando el dolor empieza a convertirse en crónico, corremos el riesgo de que la pena acabe transformándose en indiferencia.
Pero la Real siempre será nuestro cielo en la tierra, y no vamos a caer en las garras de la desconexión. Este sentimiento es demasiado grande, para que contemplemos impertérritos el devenir de los acontecimientos.

Ha llegado la hora de abordar una renovación profunda en la Real, y ello se no se soluciona con un simple cambio de entrenador (sea en las próximas horas o sea al final de liga, el destino del bueno de Eusebio ya está escrito). La raíz del problema está en la dirección deportiva, y espero que nuestro presidente se atreva ya a dar ese paso de buscar aires nuevos y frescos en un puesto que no tiene cara mediática en el día a día en Zubieta, pero que al final, siempre es el más importante a la hora de dirigir las riendas de un equipo de fútbol.
Loren ha tomado algunas decisiones acertadas para la Real, pero han sido mayores las equivocadas, y su presencia en nuestro club se ha calcificado hasta el punto de que parece haberse convertido en nuestro rey vitalicio en la sombra.

Necesitamos dar un paso hacia adelante en pos de la ambición, ahora que nuestras arcas están saneadas.
La única ilusión de la tarde se ha centrado en los formularios que hemos recibido los seguidores realistas con el título de “Estrenamos casa; elige tu asiento”.

Los seguidores del antiguo Fondo Sur hemos debatido con nuestros compañeros de fila, cuál es la zona que entendemos más rentable en función de la calidad y el precio, para nuestra reubicación definitiva a partir de septiembre, y hemos compartido el sueño de que lo va a ser ese futuro tan halagüeño, al menos a nivel emocional.
Pero la Real necesita estrenar algo más que una casa nueva. Esta temporada 2017-2018, está dejando una huella tan descorazonadora que no puede limitarse a ser un borrón y un canto al olvido. Hay que aprender del fracaso, y sentar de una vez por todas, las bases definitivas de la Real que todos merecemos y necesitamos.

Tras una mañana de sábado soleada y tranquila, la tarde se ha tornado en gris en Gipuzkoa, y muchos aficionados hemos tenido que hacer un sprint a nuestra llegada a las inmediaciones del estadio de Anoeta, para sortear una espectacular granizada que se ha convertido en un desagradable preludio de lo que nos esperaba en la grada.
En el once inicial de Eusebio sólo hubo un cambio respecto al que hizo el ridículo en Cornellá. Zubeldia entraba en lugar de Juanmi, para fortalecer el centro del campo, y buscar la recuperación de la posesión del balón.

Me sorprendió negativamente que Alberto De la Bella mantuviera su titularidad tras su lamentable último partido, lo que puede interpretarse o como un voto de confianza de Eusebio hacia él, o como una falta de feeling con sus posibles sustitutos.
La Real, a igual que hizo en sus tres últimas victorias ligueras en Anoeta ante Deportivo, Levante y Alavés, comenzó enchufada la contienda buscando con ahínco la portería rival. Apenas habían transcurrido 30 segundos desde el silbido inicial del malévolo colegiado Estrada Fernández, cuando Canales se quedó solo ante Guaita, pero su remate fue interceptado por el portero getafense.

Ese primer aviso se prolongó en el tiempo. Nuestro equipo forzaba numerosos córners. Willian José en el minuto 10 en un colocado remate limó el poste de la portería rival, y en el minuto 22, tras un saque de esquina, Zubeldia con pundonor recupera un balón se escora por la banda derecha, centra con precisión, y Willi con un majestuoso cabezazo logra el 1-0.
Un gran gol, que hacía justicia a la neta superioridad que la Real mostró en este primer cuarto de partido. Todo parecía indicar que la Real con su mejor versión, podía reconciliarse con los aficionados.

Pero lamentablemente, a partir de la media hora, la Real empezó a perder gas, y el Getafe empezó a aprovechar la bisoñez de nuestra defensa, con llegadas que no se cristalizaron en remates claros pero que dejaban entrever que el gol madrileño era solo cuestión de tiempo.
Y así llegó un golpe psicológico que hizo trizas a la Real. En la última jugada del la primera parte,cuando las manecillas del reloj ya habían llegado al minuto 45, el Getafe saca desde la esquina, y Djeré con un potente testarazo encuentra la escuadra haciendo inútil la estirada de Moyá. Era el 1-1, que enmudeció a Anoeta.

Tras una más que aceptable primera parte, la Real veía como el Getafe con poco había nivelado la contienda.
En el segundo periodo, sufrimos con una Real atenazada por los nervios, estática y lenta que nos recordó a ratos a la de la segunda parte de Cornellá, aunque sin llegar a tales extremos de desidia.

En el minuto 50, Ángel con un chut lejano e inapelable puso el 1-2 en el luminoso, e hizo que Anoeta empezar a clamar contra nuestro director deportivo.
A partir de ahí, sufriríamos un auténtico calvario. Los cambios de Eusebio no surtieron ningún efecto. Januzaj que entró por Canales, volvió a perderse en su individualismo, y en dos pésimas ejecuciones de golpes francos al borde del área. Juanmi que entró por Zurutuza volvió a ser invisible sin apenas intervenir en ningún jugada, y la postrera entrada de Agirretxe no pudo variar el decorado.

Una vez más, Álvaro Odriozola con sus carreras por la banda derecha y su bravura, Willian José con su trabajo solidario, y Zubeldia con su brega, fueron de lo poco salvable de un penoso segundo tiempo en el que volvió quedar patente que Illarra y Zuru no son los de la temporada pasada, que Oyarzábal lucha pero ya no brilla, que De la Bella no puede seguir jugando en la Real, y que Navas y Llorente no ofrecen ni la más mínima seguridad a la zaga.
Moyá salvó dos goles cantados del Getafe que fue muy superior en este segundo acto, aunque dejó muestras de antideportividad con jugadores tirados en el suelo por obra y gracia del Espíritu Santo, sin que Estrada Fernández tomara medidas disciplinarias (incluso se atrevió a aplicar un irrisorio descuento de apenas dos minutos).

Y así moría una nueva página de esta triste liga. La Real caía en su casa ante el modesto Getafe, y los seguidores realistas tras mostrar nuestro enfado, regresábamos tristes a nuestros domicilios, con una lluvia más tenue que a nuestra entrada, y con un solo pensamiento en nuestra cabeza: ¿qué hemos hecho nosotros para merecer esto?
Con esta derrota, la Real será 14º o 15º al final de esta jornada, Europa ya no es una utopía sino un “imposible”, y el descenso afortunadamente sigue estando muy lejos (tenemos una cómoda renta de 12 puntos con la UD Las Palmas, aunque aún debemos jugar en Gran Canaria).

¿Y ahora qué? ¿Cesarán a Eusebio en las próximas horas, para ofrecer a la muchedumbre un trofeo de caza que les calme y no les haga mirar más arriba? No lo descarto.
Como indique en la previa, no es momento de hacer sangre en nuestro entrenador, que se encuentra ya sentenciado a corto o medio plazo, cuya cuota de responsabilidad no es ni mucho menos la mayor, y que se merece tacto y agradecimiento, en sus últimos coletazos en el banquillo de Anoeta.

Muerta ya esta temporada a nivel de ilusión, la Real entra en un momento clave en su historia a la hora de diseñar el camino que quiere recorrer en el futuro.
Anoeta ha hablado, y lo mínimo que merecemos es que nos escuchen y nos den explicaciones.

De poco nos habrá valido salir del infierno, haber regresado a Europa, sanearnos económicamente, y estrenar una nueva casa, si nos empeñamos en disecar o esqueletizar el despacho de la dirección deportiva, desde donde se deben tomar las decisiones estratégicas, que permitan reconstruir una ilusión que se ha desvanecido.
Ya es hora de que llegue por fin algo de “aire fresco” que permita poner fin al reinado vitalicio del “hombre en la sombra”.
Aupa Real !!!

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Moyá 6
De la Bella 0
Diego Llorente 0
Raúl Navas 1
Odriozola 7
Illarramendi 1
Zurutuza 1
Zubeldia 6
Canales 2
Oyarzábal 1
Willian José 8
Januzaj 1
Juanmi 1
Agirretxe 1

Clasificación general tras 39 partidos (29 en liga + 8 en UEFA + 2 de Copa del Rey)
Illarramendi 225
Odriozola 204
Oyarzábal 200

Canales 196
Xabi Prieto 195

Willian José 189
Januzaj 163
Rulli 157
Diego Llorente 155
Zurutuza 151
Zubeldia 146
Juanmi 142

De la Bella 101
Aritz Elustondo 93
Íñigo Martínez 89
Vela 80
Bautista 78
Kevin 76
Raúl Navas 73
Agirretxe 45
Gorosabel 34
Moyá 27
Héctor Moreno 25

Ruben Pardo 19
Guridi 17
Toño Ramírez 15
Guevara 6
Carlos Martínez 1

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: