Anclados en el día de la marmota

Alerta roja. Nuestra Real Sociedad ha recibido un serio correctivo este mediodía en el estadio de Anoeta tras caer por 0-2 ante el Málaga, prolongando su nefasta racha de resultados en casa, y dejando un profundo amargor en el corazón del aficionado por un presente y un futuro que empiezan a tornarse en gris.
Debo reconocer que es posible que en estas últimas semanas no haya sido capaz de medir correctamente la intensidad de la crisis que está atravesando la Real.

El pequeño bache se ha transformado en un “bunker” en el que la Real parece estar atrapada, sin saber cómo salir de él. Las buenas maneras no son suficientes. Partido a partido, se repite la misma historia, y ya no podemos escudarnos en el factor “suerte”: Una vez puede ocurrir, dos también, pero cuando llega un momento en el que parece que estamos anclados en el día de la marmota, es que algo grave está fallando por dentro.
Esta mañana me ha dado cuenta de que la Real anímicamente esta más tocada de lo que yo creía. Los nervios hacen estragos en una plantilla y un entrenador que parecen haber perdido su autoestima, con jugadores a los que les quema el balón buscando constantemente a Illarramendi como único refugio seguro, y con un entrenador que sigue sin encontrar la tecla para encontrar una solución.

La indefinición arriba, y los incomprensibles concesiones defensivas, siguen matando a una Real que se ve incapaz de ganar prácticamente a nadie en su estadio.
Cuestión distinta es valorar qué debemos hacer para remediar esta situación. Sigo sin coincidir con la opinión que parece que empieza a convertirse en mayoritaria en el aficionado de adoptar la medida de cesar a Eusebio, pero de eso hablaré en la parte final de mi crónica.

En una mañana de domingo climatológicamente tranquila (el temporal no ha hecho acto de presencia, con una temperatura muy agradable y sin lluvia), la primera noticia a reseñar ha sido la mala entrada que ha registrado Anoeta. Muy pocos aficionados nos hemos animado a desplazarnos este mediodía a nuestro estadio, lo cual puede ser un indicio de que la ilusión se está empezando a perder en parte de la familia txuri urdin.
Eusebio apostó por su once tipo, con una única variación. Alberto De la Bella entraba como lateral, en lugar de Kevin. Por parte del Málaga, nuestro ex Chory Castro era de la partida, destacando también la presencia de tres ex jugadores del Éibar (Bastón, Keko y Adrián González).

Los primeros 5 minutos fueron muy fríos. La Real entró dubitativa al césped, aunque hacia el minuto 6, en su primer acercamiento al área boquerona, dispondría de una inmejorable ocasión de gol.
Un medido centro de Januzaj no fue aprovechado por Mikel Oyarzábal que sólo en el área pequeña, y sin oposición, cabeceó inexplicablemente a las nubes. De haber logrado la Real el 1-0, seguramente el guión del partido hubiera sido bien distinto, pero responsabilidad de la Real es saber materializar sus ocasiones, el arte suprema de este deporte y que últimamente hemos abandonado.

Esa jugada espoleó ligeramente a la Real, pero lo cierto es que las ocasiones claras brillaron por su ausencia. Nuestros dos laterales estuvieron especialmente desacertados a la hora de centrar cada vez que subían por su banda.
Por otra parte, el Málaga lejos de encerrarse en el área, nos presionaba a la salida del balón, y poco a poco se fue animando a acercarse a la portería de Rulli hasta que el minuto 22, llegaría el enésimo obsequio de la zaga realista.

Este mediodía le tocó el turno a Íñigo Martínez, que al igual que ya hizo contra el Zenit, perdió el balón por su absurda decisión de no querer despejar de forma expeditiva. Bastón se quedó solo ante Rulli. Nuestro arquero le golpea, el colegiado deja la ley de la ventaja, y al ver que la jugada no concluye el gol, señala la pena máxima.
El Reglamento de los Árbitros señala que “La decisión de sancionar la infracción original deberá tomarse en los siguientes segundos después de que ocurra”. El ambiguo concepto “siguientes segundos”, me impide afirmar si la decisión de Del Cerro Grande fue o no correcta. La realidad es que Bastón no erraría desde los 11 metros, poniendo el 0-1 en el luminoso.

Segundo error grave de Íñigo en una misma semana. Nuestros centrales siguen sin carburar, y creo que Eusebio debería dar una oportunidad a Aritz Elustondo que ha cumplido con creces las escasas veces que el técnico pucelano ha confiado en él. Nadie debe tener galones de titular indiscutible por el simple hecho de cuál sea su nombre.
El 0-1 hundió moralmente a una Real que definitivamente cayó en manos de la desesperación y de la presión. Durante el resto del primer periodo, fueron escasos los acercamientos realistas a la meta de Roberto, mientras que el Málaga empezó a utilizar la clásica artimaña de fingir lesiones para perder tiempo, lo cual intensificaría en el segundo acto (esos comportamientos deberían ser sancionados de oficio).
Al descanso, ligeros silbidos en la grada dirigidos al equipo, máxima preocupación, y silencio sepulcral en nuestro camino a los servicios.

La segunda parte comenzaría como la primera. La Real contaría con una clarísima ocasión que no supo cristalizar en gol. Esta vez sería Willian José quien solo en el área pequeña, se revolvió y remató al poste, en otra de las ocasiones que un delantero no puede permitirse el lujo de errar.
Cada minuto que transmitía, nuestros rostros se iban oscureciendo por la pena y la indignación. Parte del respetable, la tomó con Rulli por algún defectuoso despeje, aunque poco podemos hoy achacar al arquero argentino. En el minuto 58, Willian José cometio un penalti “tonto” por unas claras manos. Rulli estuvo magistral repeliendo el disparo de Bastón, pero el rechace llegó a la posición del Chory Castro que marcó el 0-2.

La grada de Anoeta empezó a mostrar su ira hacia el equipo, con todo el derecho del mundo. Los cambios de Eusebio fueron kafkianos, quitando del césped a Januzaj y Willian José, para dar entrada a Juanmi y Bautista. Previamente tras el descanso, había entrado Zubeldia por Zurutuza.
Los vanos intentos de la Real desembocaban en centros inocentes, en disparos al limbo, y sólo De la Bella rozó el gol que evitó Roberto con una gran parada. También pudo el Málaga lograr el 0-3, pero Rulli evitó un marcador aún más vergonzoso.

Y así, mientras las gradas de Anoeta una vez mas se iban despoblando antes de acabar el partido, se consumaría una derrota que nos hace muchísimo daño.
La Real ha sumado sólo 6 de los últimos 21 puntos en juego en Anoeta. 1 victoria, 3 empates y 3 derrotas. Aquí ha puntuado la UD Las Palmas que venia de colista, nos ha ganado el Málaga que también acudía como farolillo rojo sin haber sumado un mísero punto a domicilio hasta hoy, y todo ello sin contar el humillante episodio contra el Lleida.

Aunque la clasificación nos sigue situando en un engañoso 9º lugar, muy cerca del 6º y 7º puesto, la verdad es que por debajo muchos equipos nos están pisando los talones, y nos encontramos con solo 4 puntos de ventaja sobre el 17º clasificado.
Para más inri, el calendario que se nos avecina es infernal: At. Bilbao, Sevilla, Leganés, Barcelona, Celta, Villarreal, Deportivo y Real Madrid, en nuestros 8 próximos partidos.

Eusebio parece desorientado, pero también creo que no es conveniente tomar decisiones en caliente, que una vez adoptadas, no admiten vuelta atrás, y de las que quizás nos arrepintamos en un futuro. Sé que es difícil defender hoy a nuestro entrenador, pero si alguien se merece un margen de confianza es él.
A riesgo de que pueda estar equivocado, creo que Eusebio sigue estando capacitado para reconducir esta nave. Él mejor que nadie conoce la psicología de esta plantilla, a la que supo devolver la ilusión. Es justo tener memoria, y no echar a los leones, al eslabón de la recuperación, en cuanto veamos que la palabra crisis llega a nuestra vida.

Es sólo mi opinión. Eusebio tiene su cuota de responsabilidad (como también la tienen los jugadores) en esta situación tan delicada que estamos viviendo, pero en lo que a mí respecta, sigue contando con mi apoyo.

Este lunes se celebrará en Nyon, el sorteo de los 16º de Final de la UEFA Europa League. Me hubiera gustado esta noche, hacer una previa valorando a cada uno de nuestros 12 posibles rivales, pero no tengo las fuerzas necesarias, ni creo que sea adecuado centrarse sobre ello, en una noche tan dolorosa como la que todos estamos viviendo.
No obstante, el lunes, intentaré brevemente detenerme en analizar al rival que nos corresponda en suerte, porque a pesar de nuestra situación actual, no podemos dejar morir un sueño.

La Liga y la UEFA Europa League siguen avanzando, y la Real no puede quedarse paralizada.
Es en los momentos difíciles, cuando la fortaleza debe salir a la palestra, para volver a levantarse y seguir luchando.

Juntos y unidos conseguiremos superar esta crisis, decir adiós al día de la marmota, despertar de este mal sueño, y volver a vivir la vida que nos merecemos.
Ánimo Real

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Rulli 6
De la Bella 2
Diego Llorente 3
Íñigo Martínez 1
Odriozola 2
Illarramendi 6
Zurutuza 4
Xabi Prieto 3
Januzaj 5
Oyarzábal 2
Willian José 2
Zubeldia 3
Juanmi 2
Bautista 2

 

Clasificación general tras 23 partidos (15 en liga + 6 en UEFA + 2 de Copa del Rey)
Xabi Prieto 137
Willian José 129
Illarramendi 128
Oyarzábal 125
Rulli 112
Odriozola 106
Canales 104
Januzaj 97
Diego Llorente 96
Juanmi 94
Zurutuza 90
Aritz Elustondo 69
Vela 67
Kevin 66
Zubeldia 65

ÍñigoMartínez 64

De la Bella 60

Bautista 48

Raúl Navas 32

Gorosabel 29

Ruben Pardo 19

Agirretxe 13

Toño Ramírez 10

Guevara 6

Carlos Martínez 1

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: