Amarga lección para una plantilla consentida

Del blanco al negro en apenas 72 horas. Nuestra Real Sociedad ha sepultado esta tarde de forma prácticamente definitiva sus remotas esperanzas europeas, tras caer derrotada por 2-0 ante el ya descendido Málaga en el estadio de La Rosaleda, en un denigrante partido en el que nuestros jugadores quedaron definitivamente retratados.

La historia de esta semana, y la de este partido, con el que se pone fin a nuestro sueño, refleja lo que ha sido la triste historia de esta lamentable temporada para la Real.

 

¿Cómo se puede explicar con un mínimo de sentido común, que el jueves pasado esta plantilla diera una lección de fútbol a todo un At. Madrid, y apenas tres días después, haya hecho el más absoluto de los ridículos ante un equipo que es carne de Segunda, y que además ha tenido a su propia afición de uñas en un estadio que parecía un solar?

La respuesta es tan dolorosa como inequívoca: porque esta plantilla en esta farsa de temporada se ha reído de nosotros, no ha tenido la actitud que se le presupone a unos profesionales, y además, han tenido la poca humanidad de intentar responsabilizar a una sola persona, de su dejadez en el césped a lo largo de este curso.

 

¿Y ahora qué, queridos y endiosados jugadores? Kevin, ¿seguirás jactándote en la prensa escrita de que tu mal rendimiento se debía a que tu ex entrenador presuntamente no te hablaba? ¿Alguna palabra para justificar tu endeblez y tu pasantía? Juanmi, ¿seguirás diciendo que Eusebio no confiaba en todos los jugadores, o mostrarás algo de sensatez para explicar qué aportas tú cuando entras en el once inicial? Zurutuza, ¿seguirás diciendo que Eusebio no mostraba suficiente intensidad en sus entrenamientos, o tendrás el valor de explicarnos por qué vosotros como personas adultas no habéis mostrado nada de amor propio en el césped, en tantas y tantas ocasiones incluida hoy, en la que ni tan siquiera habéis hecho una mísera falta en 93 minutos?

Qué fácil ha sido esta temporada para vosotros, comprobar cómo semana tras semana todo el mundo ponía el dedo acusador en Loren y Eusebio, mientras vosotros seguíais siendo aplaudidos cuando a cuentagotas decidáis darlo todo, y una vez que habéis conseguido vuestro propósito de romper la cuerda, uniros al carro de los ganadores, e intentar transmitir que vosotros erais almas inocentes en manos de un entrenador malvado e inútil.

 

Game over, jugadores. Espero que en la semana entrante, al menos permanezcáis en silencio (porque ya sé que nunca os atreveréis a pedirnos perdón), dejéis descansar en paz (en sentido figural)  a Eusebio, y seáis conscientes de que muchos no vamos a dejarnos engañar.

¿Falta de nivel? ¿Falta de planificación técnica y táctica? Puede que sí, pero sobre todo, la clave del fracaso de este curso se ciñe en la falta de actitud de esta plantilla.

 

Ya sólo nos quedan por vivir cuatro historias cortas para cerrar esta tétrica película de temporada, en la que disfrutamos de algún momento alucinógeno de cierta felicidad, y sintiéndolo con todo mi corazón, aunque acudiré a Anoeta ilusionado en las dos jornadas que restan, y animaré con intensidad, lo haré por el respeto a la Real como sentimiento, pero en ningún caso por la valoración al pésimo trabajo de nuestros futbolistas.

Siento mostrarme tan agrio en mi reflexión, pero estoy harto de que estos millonarios agasajados de tanto ingenuo cariño a su alrededor, intenten vender una historia que desgraciadamente muchos interpretan como doctrina irrebatible.

 

En una soleada tarde de domingo en Málaga, la Real se presentó en el césped de La Rosaleda, con un once que presentaba demasiadas novedades.

Imanol Alguacil decidió apostar por las rotaciones dejando en el banquillo entre otros a Illarramendi, Willian José y Oyarzábal, tres de nuestros jugadores más determinantes.

 

Rulli se mantenía en la titularidad (a pesar de que Moyá ya estaba recuperado), en la línea defensiva formaban Kevin, Diego Llorente, Héctor Moreno y Odriozola, con Zubeldia y Zurutuza como pivotes, en el centro del campo, Canales, Juanmi y Januzaj, y en punta Imanol Agirretxe.

Sería cruel responsabilizar a Imanol del descalabro de esta tarde. El oriotorra, a diferencia de estos jugadores, sí ha demostrado tener un corazón noble, y su decisión de hoy es justificable. Se supone que el once que ha saltado hoy al césped, debería haber vencido a un equipo descendido, pero la realidad ha sido bien distinta.

 

A las 16:15 horas comenzaba la historia de un partido en el que no merece mucho la pena detenerse.

En una Rosaleda fantasmagórica, con un fondo completamente vacío hasta el minuto 5, y con constantes gritos de “Al Thani vete ya” y “Jugadores mercenarios”, la Real lejos de aprovechar la coyuntura, decidió jugar a un ritmo lento y pesado, salvo algún arrebato emocional de Canales, y alguna filigrana de Januzaj, un jugador de dibujos animados con condiciones técnicas envidiables, pero cuyo individualismo pasa demasiada factura.

 

Corría el minuto 10, cuando a la salida de un córner, Adrián González, en una posición al límite del fuera de juego, aprovecha la pasividad de nuestra zaga, para fusilar a Rulli, y poner fin a nuestra racha de cuatro partidos consecutivos sin encajar un solo gol.

Por primera vez desde la llegada de Imanol, la Real debía jugar con el marcador en contra, y lo cierto es que nuestros jugadores demostraron fragilidad mental.

 

Volvieron los errores de antaño de portero y defensas en pases sencillos, nuestras bandas eran sendos coladeros en las escasas acometidas malaguistas, el centro del campo gris con una posesión estéril, y arriba Agirretxe mostraba voluntad, pero muy lejos de ser el jugador de antes de la lesión en el Bernabéu.

Un golpe franco ejecutado por Canales hacia el minuto 25, tras una cesión al portero Roberto fue la única oportunidad seria en esta primera parte.

 

Hacia el minuto 35, un error de Januzaj, provocó un centro de Chory Castro desde la banda izquierda, hacia la posición del marroquí En-Nesyry, que bate sin remisión a Rulli, mientras nuestros centrales miraban atónitos el devenir de los acontecimientos.

Desde diciembre de 2017, el Málaga no había marcado dos goles a nadie, y ¿quién fue la víctima entonces? La Real, también, por si había alguna duda.

 

El rubor de la primera vuelta se estaba repitiendo, y los nuestros seguían dormidos.

En la segunda parte, Imanol decidió dar entrada a Willian José por Agirretxe, y más tarde harían acto de presencia Oyarzábal e Illarramendi. Pero ni tan siquiera, los tres mosqueteros, pudieron inyectar algo de sangre en las venas del pobre juego realista.

 

 

 

En estos segundos cuarenta cinco minutos, la Real tuvo más oportunidades pero se mostró tibia en la definición (Zurutuza, Canales, y Januzaj tuvieron algún chance mal ejecutado en todos los casos).

También el Málaga, pudo marcar el 3-0 varias veces (Rulli tuvo que hacer una buena parada), en alguna jugada de vergüenza ajena que alcanzó su grado máximo cuando a Kevin le robaron la tostada, y le dejaron sentado por su falta de coraje. Aunque Kevin mientras caía al suelo repetía y repetía en su fuero interno “Eusebio tiene la culpa, porque no me hablaba”.

 

A pesar de que íbamos perdiendo 2-0, a mí al menos, se me hizo eterno este segundo periodo, por la frustración de ver como la Real era incapaz de desarbolar al colista de la liga en un campo que hoy era neutral, por la falta de presión ambiental.

Y así concluía este plomizo partido en las que las vergüenzas de nuestros jugadores quedaron desnudas para que esta vez sí, todo el mundo las pudiera observar.

 

La Real sigue 11ª, y a 5 puntos del Sevilla y también del Getafe, “tapado” en esta carrera y con un calendario benévolo. No merece la pena hacer más cuentas. Ojalá me equivoque, pero la Real no se va clasificar para competición europea en esta temporada. Se acabó lo que se daba.

La euforia del jueves se ha transformado en un baño de cruda realidad. Quisimos dar una última oportunidad a esta plantilla, pero es evidente que estos jugadores no quieren ni acortar sus vacaciones, ni hacer nada que supongo un desgaste suplementario. Ellos representan el grupo de “privilegiados de la vida”, con la famosa ESC: esfuerzo mínimo, salario máximo, y cariño gratuito.

 

Decía en mi título de esta crónica, que hoy esta plantilla consentida ha recibido una amarga lección. Quizás quienes hemos recibido esa lección hemos sido nosotros, por creer tan bondadosa como ingenuamente en estos jugadores que por sí solos, se han encargado en este curso de destrozar nuestros sueños, sin ni tan siquiera tener la dignidad de reconocerlo.

Afortunadamente, la Real siempre nos tendrá, porque ella sí, como club centenario tan lleno de gloria y de sacrificio a lo largo de su historia, está por encima de la vagancia de muchos que vestidos de corto, dicen profesar con orgullo nuestro escudo en el césped.

 

El orgullo no se demuestra hablando y culpando a los demás, sino sacrificándose.

Y lo más triste, es que hoy todavía muchos seguirán diciendo que toda la culpa la tenía Eusebio, y seguirán dando la cara por esta plantilla que con una sonrisa burlona nos sigue abofeteando, al mismo tiempo que engorda de números su cuenta corriente.

Qué pena, qué vergüenza y qué dolor.

Aupa Real !!!

 

Puntuación de los jugadores (de 0 a 10)
Rulli 2
Kevin 0
Diego Llorente 1
Héctor Moreno 1
Odriozola 1

Zubeldia 1

Zurutuza 1

Juanmi 0

Canales 4

Januzaj 1

Agirretxe 2

Willian José 3

Oyarzábal 3

Illarramendi 1

 

Clasificación general tras 44 partidos (34 en liga + 8 en UEFA + 2 de Copa del Rey)
Illarramendi 246
Oyarzábal 235
Canales 226

Willian José 212
Odriozola 211
Xabi Prieto 195
Januzaj 193
Zurutuza 179
Diego Llorente 170
Rulli 168
Juanmi 165
Zubeldia 159
Aritz Elustondo 125
De la Bella 113
Raúl Navas 105
Kevin 90
Íñigo Martínez 89
Vela 80
Bautista 78
Agirretxe 54
Héctor Moreno 42
Moyá 38
Ruben Pardo 36
Gorosabel 34
Toño Ramírez 24
Guridi 17
Guevara 6
Carlos Martínez 1

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: