Sin goles no hay paraíso

Sin goles no hay paraíso

Es cierto que únicamente son los primeros partidos de la pretemporada. Es cierto que sólo ha pasado una semana desde que empezaron los entrenamientos. Es cierto que en estos partidos lo que importa es sumar minutos. Es cierto que faltan Vela, Finnbo y todos los fichajes que están por llegar. Pero no es menos cierto que no haber marcado ningún gol en los dos primeros amistosos en tierras escocesas no es la mejor forma de empezar.

No obstante el problema no es exclusivamente que no haya gol. El problema es que no se generen ocasiones convertibles, o no, en gol en función de la habilidad u oportunismo del delantero o del rematador. Este es un mal endémico que venimos arrastrando desde la temporada pasada.

Los 44 goles marcados la temporada pasada situaron a la Real en el lugar que le correspondía en la tabla, ya que únicamente los equipos que se clasificaron por debajo marcaron menos goles que el equipo txuriurdin, además del Malaga y el Athletic de Bilbao que anotando 2 goles menos los rentabilizaron mejor.

La soledad del delantero

El sistema de juego que está tratando de implantar Moyes con dos extremos abiertos y veloces deja muy aislado al delantero centro que tiene que pelearse en el área con los defensores en una pugna que con los delanteros disponibles en estos momentos es una batalla perdida. Esto es evidente observando los registro que tuvieron los delanteros la temporada pasada ya que ni Vela (9 goles) ni Agirretxe (7 goles) llegaron a la decena de tantos; por no mencionar a Finnbogason que fue la gran decepción.

Los delanteros centros de los que dispone la Real, en estos momentos, son Agirretxe que si bien obtuvo una muy buena cifra goleadora en la temporada en la que la Real consiguió la clasificación para la Champions, no ha terminado de explotar como goleador, y aunque tiene un exquisita técnica y es muy luchador, va a tener difícil mantenerse como delantero titular si finalmente se ficha un jugador para esa posición; y por otro lado Finnbogason, que no demostró que vale lo que costó, pero que quizá pueda tener este año una nueva oportunidad aunque parece poco probable. De todas formas con Moyes en el banquillo y al 100% desde el comienzo de la temporada Finnbo podría tener mucho que decir.

Responsabilidad goleadora

Pero también es innegable que la línea de 3 del centro del campo debe tener más llegada para acompañar al delantero y aportar más en el aspecto goleador del equipo. El pasado año Canales, Xabi Prieto y Chory Castro aportaron 4 goles cada uno, pero fueron insuficientes para complementar la floja capacidad goleadora de los atacantes.

canales

En este sentido, uno de los puntos más destacable de los primeros dos partidos es ver a Canales como mediapunta, donde puede generar más peligro que en la banda, disponer de más ocasiones, y habilitar a sus compañeros con sus certeras asistencias. El resto de la línea de 3 la comprondían Bruma, extremo veloz que acaba de aterrizar en tierras guipuzcoanas, pero que no destaca en la faceta goleadora, y Carlos Vela que sigue siendo en estos momentos el clavo ardiendo al que la afición realzale se agarra para obtener los deseados goles.

Y por otro lado otro jugador que debe tener más repercusión en el aspecto ofensivo de la Real, que no realizador, es Ruben Pardo. Desde la llegada de David Moyes, el riojano se ha hecho con la manija del equipo y esta temporada tiene que ser la de su consagración definitiva y para ello tiene que dar un paso al frente y ser el canalizador del juego ofensivo del equipo y generador de ocasiones con su visión de juego y sus endiablados pases de larga distancia. Además tiene que aprovechar el gran tiro exterior para poner a prueba a los guardametas rivales, bien durante el juego o bien a balón parado.

El éxito está en el gol

El éxito o fracaso de esta temporada lo va a marcar en gran medida la capacidad goleadora de la plantilla. Para que podamos celebrar algún éxito del equipo los registros goleadores tienen que ser elevados, como ya lo fueron en la temporada de clasificación para la Champions con 70 goles o en la que clasificó a la Real para la previa de la Europa League con 62 goles, o tirando más atrás los 71 goles de la gloriosa pero de infausto recuerdo temporada del subcampeonato.

El denominador común de todas ellas fue que se unieron dos o más goleadores para lograr esas marcas y conseguir llevar al club a competiciones europeas. Agirretxe (14), Vela (14) y Griezmann (10) llevaron a los de Montanier al olimpo de la Champions; Griezmann (17) y Vela (16) acercaron a la Real a la Europa League para morir en la orilla; y Nihat (23) y Kovacevic (20) hicieron a los txuriurdin rozar la gloria con la punta de los dedos.

nihat kovacevic2

Por tanto, el acierto de los delanteros será el que determine el futuro próximo de la Real en la competición liguera, acierto que tendrá que mejorar bastante la eficacia de la temporada pasada. Agirretxe, Vela y Finnbo, más quien pudiera venir tienen la compromiso de sumar una gran cantidad de goles que nos permitan luchar por una plaza europea.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: