Mucha posesión, poco peligro

Mucha posesión, poco peligro

El sábado se disputó en Anoeta el primer partido de la temporada. La ilusión en los alrededores del estadio era inmensa, y la afición estaba expectante por ver a los suyos y convencidos de conseguir la primera victoria de la temporada. El rival era el Sporting de Gijón, recién ascendido pero que venía de empatar en la primera jornada con el todopoderoso Real Madrid.

Pero el desarrollo del encuentro fue apaciguando el ánimo de la hinchada txuriurdin y el juego del equipo generando las mismas dudas que a lo largo de la pretemporada. Y la principal de todas es la nula sensación de peligro que acompaña al juego del equipo.

La sensación general con la que abandonamos el campo los aficionados no es que no tengamos gol, es que somos incapaces de generar ocasiones de gol. Y así, sólo con algún golpe de fortuna o alguna individualidad vamos a poder ganar partidos.

Incapacidad ofensiva

Después de los dos primeros partidos de la temporada, lo que más llama la atención es la distancia entre los dos mediocentros y la delantera. El año pasado al jugar con un mediapunta definido, la tarea de acercar el balón al área era más accesible ya que una vez llegada la pelota al jugador de esa posición, éste tenía la opción de meter el balón al interior del área con un último pase. En cambio con Prieto en la derecha y Vela como segundo delantero, llevar el balón al área por el centro era labor imposible.

illarra contra sporting

En el partido del sábado, a pesar del debut de Illarra, que tiene como principal cometido desatascar el centro del campo blanquiazul, se pudo apreciar esa dificultad para llegar al área rival, aunque se disfrutó de la posesión del balón en gran parte del mismo. La única solución que se buscaba era la entrada por las bandas para colgar algún centro en busca de rematador.

Pero las bandas ya no son lo que eran. Por mucho que duela a los ‘prietistas’, el capitán realista ya no es el jugador al que nos tenía acostumbrados hace un tiempo y su estilo de juego ha variado sobremanera en los últimos años. El jugador desbordante y desequilibrante que era, ha dejado paso a un jugador que da pausa al juego, a veces en exceso, y que busca como solución recurrente ‘quitarse’ el balón de encima y otorgarle la responsabilidad de crear peligro al lateral de su banda o a otro compañero.

En la banda opuesta, Bruma, que dio algunas muestras de calidad pero que basa demasiado su juego en la velocidad, olvidando que el fútbol no sólo consiste en correr sino también en acompañar la pelota hacia la portería contraria.

2 JORNADA REAL SOCIEDAD-SPORTING

Centros poco provechosos

Pero ni por banda derecha ni por banda izquierda llegaban balones al área. O mejor dicho no llegaban balones en condiciones, porque otro mal endémico del que esté equipo está aquejado es de la ineficacia a la hora de centrar balones al área.

Algo que parece tan básico en el fútbol como los buenos centros al área, y que jugadores de primera división deberían ser capaces de hacer con regularidad, se cuentan con los dedos de una mano en un partido de la Real. ¿Cómo puede ser que en un club de esta categoría los jugadores no sean capaces de sacar buenos centros desde las bandas? Es una pregunta que desde hace muchos años se hace gran parte de la afición blanquiazul.

Desde la época de De Pedro, o más recientemente en los primero años de Prieto (al que considero un excelente centrador) no hay nadie que ponga buenos balones en la cabeza del delantero.

Sólo ante el peligro

Y el último aspecto a destacar en el ataque realista es la soledad del delantero centro. El sábado Jonathas comprobó lo que Agirretxe experimentó a lo largo de la temporada pasada, que va a recibir pocos balones en condiciones cada partido, y que tendrá que pelear mucho para poder disponer de ocasiones de gol.

Y es que como se pudo apreciar el sábado, en las jugadas de ataque de la Real el delantero txuriurdin se encontraba rodeado por varios defensas rivales, y sin compañeros en las inmediaciones. Se echa en falta la colaboración de los centrocampistas que deberían tener más llegada y acompañar más al atacante para generar más opciones de remate ante un posible centro o una jugada colectiva.

Pero esta soledad del Jonathas también se debió a la escasa, casi nula, aportación en ataque de un Carlos Vela que está falto de forma y que, al parecer, arrastraba alguna molestia. En este sentido, es más conveniente que si algún jugador, se llame como se llame, no se encuentra al 100% deje su puesto a otro compañero y espere su oportunidad en el banquillo desde donde pueda ejercer el rol de revulsivo.

2 JORNADA REAL SOCIEDAD-SPORTING

Esperemos que con el avance de las jornadas estos aspectos se vayan solucionando y podamos ver que todo el potencial que tiene el equipo, y que es mucho, se convierta en una capacidad goleadora digna del mismo.

AUPA ERREALA!!!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: