La involución de la Real Sociedad

La involución de la Real Sociedad


Actualmente hay un verdadero problema en la directiva del equipo, a la que nadie niega el gran papel desempeñado desde su llegada hasta el verano de 2014, sin embargo, desde ese verano, prácticamente todos los movimientos que se han realizado desde las oficinas donostiarras han sido para empeorar la situación del club, que ha visto como de ser un referente para los equipos de “La otra liga” ha pasado a ser un serio candidato a pelear por no perder la categoría en tan solo 19 meses, pues poco más de un año y medio después de entrar en la fase de clasificación para la UEFA Champions League el equipo vive una crisis no en lo económico, si no en lo deportivo, y es que es imposible tener una crisis económica cuando en tan solo 4 periodos de traspasos el saldo del equipo entre las bajas y las altas supera los 42 millones de euros en beneficios, a lo que hay que sumar unas cuentas de las que se presumía saneadas para dejar caer el total desconcierto sobre una afición que no sabe realmente lo que pasa, ni dónde está ese dinero, ni para qué se va a destinar, pues la remodelación de Anoeta está parada en este momento, aunque este es un tema en el que se profundizará más adelante.

Para empezar, el primer error, gran error, fue la salida de Philippe Montanier del banquillo, en la que aún hoy quedan muchas incógnitas, pero es que es si un entrenador te mete en Champions, tiene una total comunión con los jugadores y hace desplegar un fútbol digno de grandes equipos en la historia, lo normal, lo lógico, lo que haría cualquier persona con dos dedos de frente, es ofrecerle un contrato a largo plazo para que el proyecto siga creciendo todavía más si cabe, y no dejar que se vaya a otro equipo que sí le ofrece lo que nosotros le negábamos, pero aquí lo lógico parece estar fuera del orden del día, y más teniendo en cuenta que el siguiente movimiento es colocar en el banquillo a un entrenador sin experiencia, metiéndonos con calzador que “es de casa”, y todavía es peor si al final de su primera temporada, habiendo empeorado demasiado el fútbol del equipo, se le ofrece la renovación de contrato que no se le quiso ofrecer al anterior, pero por suerte, este tema se ha acabado, Jagoba ya no está y en su lugar ha llegado David Moyes ha jugarse su carrera, con el objetivo, al menos por mi parte, de no descender, y empezar a valorarle realmente a partir de la temporada que viene.

Pero no solo ha habido un error, todavía hay más, y es que, en equipos de pequeño o mediano tamaño, es normal que vengan grandes equipos y te arrebaten con su poder adquisitivo a las jóvenes perlas que están empezando a destacar, pero también es normal buscar recambios para estas, cosa que aquí, prácticamente no se ha hecho. Primero fue Illarramendi, que se fue por 32M y a este sí se le buscó un recambio, Esteban Granero, que vino cedido, pero que terminó costando en torno a los 4M el pasado verano, pues bien, ¿Alguien me dice dónde están los 28 millones restantes? Poniendo un ejemplo, M’Bia salió gratis al Sevilla y Krychowiak les salió por 5’5M; J. Dos Santos salió por cerca de 2M al Villarreal, sin embargo, de Illarra quedaron 28M sin usar para buscar otro recambio en su puesto, ya que se usaron para fichar a H. Seferovic por 3M, un jugador joven, con calidad, pero con poca cabeza, una operación tonta, pues, la siguiente temporada se vendió más o menos por el mismo precio y sin haberle sacado rendimiento, y en su lugar se trajo a un A. Finnbogason por 8M que está dando un rendimiento mucho más bajo de lo que dio Sefe en su día, y al que si tenemos intención de vender, es difícil que saquemos más de 2M, tirando a lo alto.

Otra importante salida que se produjo, esta ya en la temporada 2014/2015, fue la de Antoine Griezmann al Atlético de Madrid por cerca de 30M, y lo peor es que no se trajo ningún recambio, ni de inmediato ni en invierno, y es que para un jugador que sabes que te van a quitar tarde o temprano, que menos que buscar un recambio, recambios como podían haber sido Luciano Vietto, por 5’5M, Cheryshev en forma de préstamo, igual que en forma de préstamo podían haber llegado D. Suárez o G. Deulofeu; un A. Correa que costó 7’5M al Atlético o incluso un Alessio Cerci que costó cerca de 15M su llegada a España, pero nada, nos metieron con calzador que era la temporada del Chory, a quien admiro personalmente, pero que está claro que ya no está a su mejor nivel, y que encima, los entrenadores no están contando demasiado con él, en definitiva, que seguimos sin jugadores de banda, más allá del Chory o el canterano Hervías que goza de escasas oportunidades y al que aún le falta por aprender, a lo que se le suma le lesión de Vela, lo que está haciendo que tengamos que desaprovechar la calidad de Canales tirándolo a la banda o la lentitud de Prieto para que juegue por la misma, total, un despropósito.

Todo esto son errores de un nefasto director deportivo, del que estoy seguro que no ve más partidos que los obligatorios de la Real, del que estoy seguro que no ha visto más de 2 partidos de una Copa África con muchos jugadores muy interesantes o una Copa Asia que está despertando nuevos talentos como un Omar Abdulrahman que con 23 años ha maravillado en el campeonato asiático y ocupa justamente la posición de extremo izquierdo. Que no digo yo, que no tengo ni idea de observar nuevos talentos, que vaya a ser un crack, pero lo que estoy seguro es de que en Asia han puesto el ojo directores deportivos de equipos europeos que sí han hecho su trabajo, trabajo que dudo que realice Lorenzo Juarros, quien no es capaz de traer un jugador en 31 días, y quien rara vez ha traído un talento sin explotar para que explote en su equipo, como es el caso de Vietto, de Iturbe, Heung-Min Son y muchos otros. Sin embargo, no todo son fracasos a las espaldas de la actual directiva, han conseguido atar a Vela, estrella actual del equipo, han traído a Rulli, un jugador que va a explotar hacia el mundo defendiendo nuestra camiseta, y que es posiblemente la única excepción de las anteriormente nombradas, se ha fichado a un Sergio Canales que está exponiendo su mejor nivel en San Sebastián o a un Esteban Granero cumplidor, que pese a no estar en el mejor momento de su carrera, está dejando buenas actuaciones, y también algunas malas, como es normal, sobre el césped de los campos españoles.

Sin embargo, todo ese dinero que falta en cuanto a fichajes sí está disponible para la remodelación de Anoeta, remodelación que es en parte necesaria, pero que quizá no sea el momento de llevarla a cabo. Para explicarme, llevamos desde 1993 aguantando las pistas, quizá el momento para hacerla hubiese sido tras la renovación de Montanier, con un verdadero proyecto a largo plazo, y no ahora, con un equipo a la deriva, con un futuro incierto y con una gran crisis deportiva, pues ¿De qué nos servirá tener el mejor estadio de Segunda División? Creo que la solución pasa por replantearse todos los problemas actuales del equipo, que no son pocos, e iniciar un nuevo proyecto desde ya, con Moyes a la cabeza de la dirección deportiva, y Jokin Aperribay a la cabeza de la dirección económica.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: