Diego Llorente, salida de balón y rapidez al corte

El primero ya está aquí. Tras la salida de Mikel y el bajo nivel mostrado por Aritz en la demarcación de central, han hecho al club txuri-urdin realizar la primera incorporación de la campaña 17/18. El central madrileño recala en San Sebastián tras pasar por el Rayo Vallecano y Málaga en calidad de cedido. Aunque con el Real Madrid Castilla alternaba su posición entre el lateral derecho y el centro de la zaga, Llorente se siente más cómodo actuando como central derecho.

El perfil que buscaba Eusebio

Una de las cosas más claras que ha implantado el de La Seca desde su llegada a Donostia es la obsesión de tener el máximo tiempo posible el esférico entre sus dominios. Para ello, la Real de Eusebio tiene como plan principal que sus dos centrales más la ayuda superlativa de Asier Illarramendi traten de superar la primera línea de presión rival. Tanto Iñigo Martínez como Raúl Navas (mejor el sevillano bajo mi opinión) han sido capaces de encontrar tanto a Illarra y a Zuru para comenzar la jugada ofensiva txuri-urdin.

Con la posibilidad de disputar 3 competiciones en la próxima campaña, Navas tendrá una difícil competencia para la posición de central diestro que incrementa el valor de la plantilla. Llorente es una apuesta de futuro que aporta salida de balón, rapidez y agilidad al corte y una buena base de defensa en el 1vs1 algo inusual para su juventud.

Diego Llorente superando a Luis Suarez. Foto: Getty Images.

Difícil de superar en el 1 para 1

Sus condiciones no se discuten. Llorente posee la capacidad de afrontar duelos individuales cada vez que un jugador rival se asoma por su zona defensiva. Tanto en el Rayo ─más aquí─ como en el Málaga, su calidad se ha mostrado superando la mayoría de sus duelos particulares con los atacantes. Tiene muy buenas cualidades en lo físico y en lo técnico, además, se ha visto un claro progreso en uno de sus principales déficits, la falta de concentración y su regularidad en el juego.

No obstante, Llorente tiene todavía mucho margen de mejora, más encima llegando a un equipo donde los éxitos deportivos residen en un éxito colectivo. Si decíamos que el madrileño tiene buen físico y capacidades técnicas, en lo táctico hay mucho que trabajar. Su capacidad para ganar duelos individuales no se discute, pero si visualizamos el fútbol de una manera más global en el que juegan 11 contra 11, Llorente tiene mucho que aprender. Para ello, tendrá un profesor ideal como Iñigo Martínez, experto en colocación y orden defensivo.

Irregular por momentos

Diego Llorente ha tenido altibajos en su fase de formación como futbolista. Desde que Paco Jémez le dio la oportunidad de ser titular con el Rayo, defendió la franja como titular en la mayoría de los partidos. Sin embargo, el central ya txuri-urdin, cometía fallos impropios de un central que puede jugar en la élite del fútbol español; fallos de concentración, despistes defensivos, rupturas del fuera de juego, e incluso algún exceso a la hora de sacar el balón jugado que supuso goles en contra para su equipo. No obstante, en su etapa en el Málaga en la que no ha sido indiscutible debido al intercambio de entrenadores, Llorente ha mejorado en ese sentido y si corrige esa irregularidad de la que venimos hablando, puede llegar a ser un grandísimo central y, con ello, ser realista por muchos años. El tiempo dirá, aptitudes tiene.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: