De Eusebio a Garitano; un legado transformado en su totalidad

El lunes asistimos al retorno de Eusebio Sacristán a la que fue su casa por dos años y medio, al mando de un Girona que a pesar de no haber arrancado con fuerza sí que ha logrado asustar a Real Madrid y empatar en el Camp Nou.

El técnico vallisoletano, tan altamente cuestionado en Anoeta por los aficionados tras el último año, impuso una filosofía de posesión en la Real que duró todo su mandato. Es de ciegos negar el buen trabajo del técnico en su primera temporada completa, pues logró un inmejorable sexto puesto (que pudo haber sido incluso mejor, de no haber bajado el nivel en ciertos tramos de la campaña). Pero le jugó una mala pasada en la siguiente temporada, debido al previsible juego de la Real Sociedad. Una identidad a la hora de jugar los partidos que hizo fácil contrarrestar las virtudes del equipo txuri urdin y acabó con Eusebio siendo destituido y criticado tras los malos resultados cosechados.

Pero eso es ya agua pasada. El recuerdo puede no ser el mejor debido a las circunstancias de su salida, la decepción europea o la defenestración de algunos jugadores que tuvieron que irse o esperar una oportunidad con un futuro nuevo técnico. Pero no se le guarda ningún rencor en Anoeta, pues mejoró por mucho a sus 2  antecesores y no fue polémico en absoluto.

Lo curioso es el legado de Eusebio. La Real que ahora ostenta Garitano, muy parecida a la de Eusebio pero recuperando algunos jugadores que no contaban como Pardo y Bautista, tiene una filosofía de juego totalmente distinta a pesar de tener prácticamente los mismos efectivos.

Si la Real de Eusebio era previsible y tenía como consigna el juego vistoso de posesión, la Real de Garitano es todo lo contrario. Un equipo que cambia mucho de formación incluso en el mismo partido, con variaciones en las posiciones de los jugadores y un juego mucho más directo y menos vistoso.

Cierto es que los resultados todavía no han llegado, pues este año la Real no está logrando conectar su juego con victorias regulares. Pero también es cierto que se ve una Real con más ocasiones y sobre todo, más concienciada a la hora de defender concediendo mucho menos que la temporada pasada. Solo el lunar de los errores, tanto en la portería como en el terreno de juego, han costado goles. No se ha visto un equipo que realmente pase por encima de los txuri urdin.

Solo ha pasado una temporada y el legado de Eusebio ya ha pasado a la historia por la transformación de Garitano, ahora solo queda esperar si el nuevo técnico consigue esa regularidad que aúpe a la Real en la tabla y la acomode más arriba. Seguro que cuando empiecen a entrar los balones, sucederá.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: