Gracias, capitán

Gracias, capitán

El central de Berriatua llegaba a un acuerdo con la Real Sociedad para la rescisión de contrato y firmaba hasta final de temporada, con opción a otra más, con la SD Eibar.

Muchos rumores apuntaban a que Jon Ansotegi terminaría marchándose de la Real Sociedad en este mercado de invierno. Los días pasaban y el ya ex txuri-urdin continuaba en la disciplina donostiarra. Pero en el último día de mercado saltó la noticia. Tras 12 años y medio, “Big Jon”, conocido así por sus compañeros y la afición realista, rescindía el contrato que le unía con la Real hasta el 30 de junio de 2016, y firmaba hasta esa misma fecha con el Eibar, con opción de prorrogarla otra temporada más, cumpliendo la condición de jugar, como mínimo, seis partidos con los armeros.

Más de 12 años de txuri-urdin. Una vida futbolística en su equipo del alma. Una vida de blanquiazul. Una etapa que llega a su fin. 224 partidos con el primer equipo. 11 goles. Y mucho sacrificio y trabajo para cumplir el sueño de vestir la elástica de la Real Sociedad.

Sus comienzos, en Eibar

Ansotegi recaló a la Sociedad Deportiva Eibar en la temporada 2001/2002, jugando en el filial armero. Tras debutar con el primer equipo en Segunda División, fue cedido al Barakaldo de la 2ªB, donde le sirvió para que la Real se fijase en él y terminar fichando por el club realista en 2003, con ficha del Sanse.

Tras dos temporadas y media como potrillo, Gonzalo Arconada le hizo debutar con el primer equipo un 22 de enero en Anoeta, en el derbi vasco ante el Athletic (3-3). Su debut, con el dorsal “31”, será recordado para siempre por Jon, tal y como comentaba en su despedida. De esa temporada, se acuerda de su primer gol con la Real: “Fue ante el Málaga. Lo recuerdo perfectamente”.

Desde ese 22 de enero de 2006 hasta el 16 de diciembre de 2015, desde el primer partido hasta el último, Jon Ansotegi ha vivido muchos buenos momentos, y también malos: “Con lo que me quedo es con lo vivido en lo personal. Antes que el fútbol está la vida y me quedo con la vida que me ha dado la gente, con toda la gente que he conocido”. Esa carrera en la Real se la ha ganado a pulso. Nadie le ha regalado nada: “Debutas y luego vas dando pasos. Aportando otras cosas, ayudando, dando lo mejor se consiguen cosas y ese ha sido mi caso”. Partido a partido, en cada entrenamiento, trabajando duro para llegar a donde ha llegado.

Momentos buenos que “te llenan”

Anso ha podido disfrutar de partidos que serán siempre recordados por los realistas, como disputar la eliminatoria en Lyon y Anoeta, con su clasificación al grupo de la Liga de Campeones. De esta vivencia, el central se emocionaba al recordar el detalle de poder llevar el brazalete de capitán de la Real Sociedad. A pesar de los tres años en Segunda, el ascenso será siempre recordado, aquel partido ante el Celta, con la posterior celebración en Anoeta: “El ascenso, la Champions, llevar el brazalete… Son cosas que te llenan”.

El amor que ha dejado ver Ansotegi por la Real siempre se ha visto reflejado en el campo y en la calle. El fútbol le ha dado la vida: “He conocido a muchas personas. La Real me ha dado mucho”. Durante estos años, el de Berriatua ha trabajado con muchos jugadores y miembros del club, pero “más que compañeros, han sido amigos, y eso es lo que me llevo”. Su profesionalidad ha hecho que se gane el cariño de la afición, siendo un fiel reflejo de lo que es la Real, y de lo que es Ansotegi.

“Vengo a dar las gracias”

Muchos piensan que este adiós ha llegado pronto: “Pensaba que seguiría hasta junio pero me llegaron dos cosas que me llenaban de verdad”. El propio jugador contaba en su despedida que “uno se tiene que dar cuenta cuándo llega el final. Tenía dos buenas opciones y he elegido lo que era mejor para mí”. Una de ellas era la del New York Cosmos de la MLS, pero finalmente, el jugador vasco ha optado por quedarse cerca de casa y marcharse al Eibar.

No le ha resultado fácil decir adiós a su club. La sala de Zubieta para la rueda de prensa ha estado repleta de periodistas, jugadores y directivos de la Real. Entre lágrimas, Ansotegi veía la hora de despedirme: “Es hora de decir adiós. Pero vengo a decir gracias a la Real, que en estos años ha sido lo más importante de mi vida. Para mí será mi vida”. El central continuaba diciendo que le han demostrado que esto es “especial y que yo soy especial para ellos. He estado diez años en el mejor club que puedo estar”.

Ansotegi ha estado acompañado en su despedida de Ángel Oyarzun, vicepresidente de la Real, puesto que Jokin Aperribay no ha podido acudir al acto. El propio Oyarzun ha anunciado que recibirá un homenaje merecido: “Recibirá la medalla de oro y brillantes”.

El final de la despedida llegaba, y con lagrimas en su rostro, de emoción, agradecía una vez más a la Real Sociedad: “Eskerrik asko. Aquí habrá un realista para siempre desde cualquier parte del mundo”.

Gracias a ti, capitán.

El capitán realista dice adiós a su club

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: