Adnan Januzaj, el talento belga todavía por explotar.

En un verano en el que la Real tenía 32 jugadores en su primera plantilla, el equipo de Eusebio ha visto como poco a poco piezas importantes y no tan importantes del plantel han ido dejando sitio a otras figuras con el objetivo de competir en las 3 competiciones en la temporada 17/18. Tras las salidas de Hervías y Oyarzun, que apenas han tenido oportunidad de demostrar su valía como txuri-urdin, era evidente que la Real tenía que reforzar esa demarcación de extremo con capacidad de desborde y rapidez. El elegido es Adnan Januzaj.

Adnan Januzaj (Bruselas, Bélgica. 05 de febrero de 1995, 22 años) se ha convertido en el segundo fichaje de la entidad donostiarra tras la incorporación de Diego Llorente. Tan solo Oyarzabal, Juanmi y Vela ─de momento con su futuro en el aire─ competirían por dos puestos al que se suma el joven belga.

Para remontarnos a los inicios de Januzaj parece que el guion lo podía haber escrito Alfred Hitchcook. En su camino se cruzó un viejo conocido de la parroquia txuri-urdin como David Moyes. Lo único salvable que tuvo el escocés bajo su mandato como entrenador red devil, fue rescatar a un Januzaj que se calificó como una de las mayores promesas del fútbol mundial. El boom mediático sumándolo a sus buenas actuaciones con la camiseta del United, le dieron la oportunidad de coger un dorsal 11 tan mítico como el de Ryan Giggs.

Foto: Getty Images.

Diamante por pulir

Januzaj puede encajar perfectamente en esta Real de Eusebio Sacristán. El belga no se puede considerar como el viejo extremo de antaño, corpulento y con físico. Tampoco como los nuevos extremos regateadores/goleadores, que destacan por desborde o su llegada al área para hacer gol. Jugando principalmente desde el costado izquierdo, el belga es un buen jugador de banda, técnico y con buena visión de juego.

En Manchester también tuvo partidos en los que partió desde la media punta. Su calidad en su pierna zurda le hacen ser también una alternativa por el carril central. Su gran virtud, la visión de juego y el pase se pueden explotar desde esa situación en el terreno de juego. Veremos donde le coloca Eusebio Sacristán, que tendrá que domar a un joven jugador que puede que le viniese grande esa necesidad inmediata de triunfar en el fútbol mundial.

Sus últimos pasos, precisamente no es que hayan sido los mejores. Tras una cesión al Borussia Dortmund en el que se le probó de “9” y no funcionó, Adnan volvió al Sunderland en el que su progresión quedó algo estancada. Influido por los malos resultados de su equipo, el estilo Premier de juego físico y directo no le beneficia. Sin embargo, el juego alternativo y de toque, además de la continua búsqueda de espacios que propone Eusebio, puede que sea el sitio perfecto para que acabe de explotar. El fichaje es arriesgado, materia hay, queda por abrir el melón.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: