7 razones por las que jugará Moyá y no Rulli ante el Valencia.

Otra jornada pasa y puede que sea la última en la que veamos a Gerónimo Rulli como titular en favor de Moyá. El meta argentino, consciente de sus últimas actuaciones, perdió toda la confianza de la grada en el día de ayer tras un grosero error de bulto en el empate ante el Rayo Vallecano. Parte de los aficionados reprocharon a Garitano por haber apostado, de nuevo, por un portero que no transmite seguridad a pesar de tener un portero de garantías como es Miguel Ángel Moyá.

Este debate no es nuevo. Viene de lejos, muy lejos. Hace más de una temporada y media que el nivel de Rulli no es el óptimo y no ha habido recambio mejor en el banquillo (sin ir más lejos, Toño). Pero ahora que sí que lo hay no se mueve ficha.

Moyá demostró con buenos minutos la temporada pasada que puede ser un portero de nivel en la Real y Rulli quedaría relegado a una posición de banquillo que le pertenece desde hace mucho tiempo. Pero Garitano ha seguido apostando por el argentino a pesar de las evidentes dudas, y el siempre presente “runrún” de la grada. Y posiblemente sea la última vez que el entrenador arriesga su cabeza eligiendo al argentino antes que a Moyá.

Con toda seguridad pienso que ante el Valencia la próxima jornada jugará Moyá. Y os expongo 7 razones sobre el por qué:

  •  Estado de forma de Rulli: Lo primero y más lógico. Rulli no está bien físicamente y mucho menos PSICOLÓGICAMENTE. Lo primero se puede trabajar más fácilmente que lo segundo, pues lo que pasa por la cabeza de Rulli es ajeno a nosotros y no se le ve al 100%. Como ya hemos mencionado, el año pasado ya pecó de errores de bulto, pero la ausencia de un portero decente en el banquillo le abrió las puertas a seguir con la titularidad pese a los fallos.
  • Hay recambio de garantías: Por primera vez desde que llegó Rulli tenemos en el banquillo un portero contrastado, experimentado en primera división y que sin ninguna dudas sabemos que rendirá a un alto nivel si se le da una oportunidad, como ya pasó al final de la temporada pasada cuando Rulli sufrió una lesión. Miguel Ángel Moyá. Un portero en el que la grada confía y que, con poco que haga, puede mejorar al equipo.
  • La grada está al límite de explotar contra Rulli: Todos los vimos y todos los oímos. Pitos, abucheos, insultos hacia Rulli. No soy admirador de la gente que pita durante el partido a los jugadores y, como yo, muchos aficionados no dudaron en cambiar los pitos por aplausos para calmar al jugador. Pero la paciencia se agota y los mismos que aplaudieron pueden pitar o, simplemente, ser indiferentes ante el abucheo general y dejar solo a Rulli. Cosa que se antoja muy probable si el meta argentino tiene una actuación mala en los próximos partidos.
  • Asier Garitano necesita a la afición de su parte: Ya se le ha empezado a cuestionar por el juego del equipo y por sus “revulsivos” onces titulares repletos de sorpresas. Por lo que seguir alineando a una persona en el punto de mira de la afición parece ser un tiro en el pie para el entrenador. Si quiere llegar a comerse el turrón, necesita, si el juego no acompaña, desviar la atención hacia otro foco. Seguir con Rulli no le beneficia.
  • Se necesita un cambio drástico: El juego no acompaña, y con la vuelta de Willian José y las dos suplencias consecutivas de Illarra se antoja probable que ambos jueguen una parte fundamental del encuentro ante el Valencia la próxima semana. Si no lo hacen, Garitano tendrá que sacar el cambio de alguna otra parte para contentar a la afición. Y el cambio más drástico está en la portería.
  • Moyá aportaría seguridad a una defensa que lo necesita: Si de algo peca Gerónimo Rulli es sin duda de la poca seguridad que ofrece en los balones parados cuando ha de despejar, atrapar, o comandar a su defensa. Fruto de esta inseguridad llegaron los dos goles del Barcelona y uno del Rayo ayer. La defensa necesita un líder bajo palos que los comande en las jugadas a balón parado y está claro que Rulli no es el indicado. Moyá, sin embargo, aportaría esa seguridad que la defensa busca, ya que muchos goles esta temporada han venido a balón parado o con centros laterales en los que el portero es clave.
  • Otro fallo lo condena todo: Ahora que el ambiente está en su momento más incierto, un nuevo fallo de Rulli desencadenaría una sucesión de infortunadas situaciones. La grada clamaría contra portero y entrenador, los propios jugadores podrían sentirse molestos por ver sus esfuerzos en el campo en vano por culpa de errores de bulto y el propio Rulli se condenaría así mismo y empeoraría más si cabe tanto su rendimiento como su estado psicológico.

Es el momento de hacer un cambio en la portería y dejar descansar a Rulli para que, si se le necesita en un futuro, pueda rendir a un nivel más alto que con el que ha comenzado esta temporada. Sin ir más lejos, yo pondría a Moyá pero dándole cariño a Rulli y asegurándole un puesto en los dos partidos de copa que nos viene. Ahí que sea el jugador el que hable en el campo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: